Un pequeño punto de inflexión

Después de los días que pasamos en Pushkar, intensos y agotadores, tuvimos claro que necesitábamos un paréntesis, un descanso. Necesitábamos que, durante unos días, no pasase nada interesante. Y es que hay que aprender a viajar, como a casi todo en esta vida: no se puede estar siempre en la cresta de la ola. Así que en Bundi, nuestro destino elegido, apenas pasó nada. O casi. (más…)