montañas

Lago Bohinj

Bella y desconocida Eslovenia

No se lo digáis a nadie, pero Eslovenia es una pequeña joya por descubrir. Tiene una capital encantadora, bellos pueblitos medievales, castillos y cuevas, montañas alpinas e incluso un poquito de costa. Es verde, desmesuradamente verde, como una Asturias balcánica. Y no es que no haya turismo, claro. Pero es de esos lugares que temes ver invadido y desbordado por visitantes veraniegos dentro de una década. Así que disfrutad de nuestro relato, y… ¡no vayáis nunca! (más…)

Descansando en el Lago Bohinj

Volvemos a viajar… por dos semanas

Siete meses después de aquel vuelo Nueva Delhi-Madrid, el que nos trajo a casa mucho antes de lo esperado, volvemos a volar. ¿Destino? Venecia. Esta vez, sin embargo, vamos con billete de vuelta, sí, y un vuelo de tan solo un par horas. Durante dos semanas recorreremos el pequeño país de Eslovenia, misma zona horaria, clima y cultura similar… Nada exótico, podríamos pensar, y, sin embargo, la excitación de sabernos de nuevo en ruta, la perspectiva de volver a preocuparnos únicamente por lo que haremos ese día o como mucho el siguiente, de enfrentarnos a pequeños retos cada día nos hace sentir de nuevo algunas de esas sensaciones que parecían olvidadas. Ese nerviosismo, esa expectación, esa ilusión sigue ahí. Al coger ese primer avión y aterrizar en un lugar desconocido sabemos que volvemos a casa, a una casa diferente, itinerante. Volvemos a viajar.

(más…)

Trekking Himalaya

Diario de un trekking por el Himalaya II

Día 4: Amanecer en Poon Hill

Suena el despertador. Son las 4:45, sí las 4:45 de la madrugada. Fuera de la cama puede hacer 0ºC. Aún así nos levantamos sin rechistar y nos vestimos con todas las capas de ropa disponibles, incluido el pijama. Bajamos al comedor, donde nos encontramos con todo el lodge preparado para subir. Salimos al exterior y nos recibe una noche cerrada y helada. ¡Dios qué frío! ¡Allá vamos! (más…)

Macizo de los Annapurnas

Pokhara (y cómo llegamos allí)

Está atardeciendo. Tomamos té en una terraza junto al Lago Phewa mientras contemplamos el paisaje dorándose. El pequeño Templo Bahari flotando en su islote diminuto. La blanca pagoda sobre la colina a nuestra izquierda. La otra colina, dominada por el Sarangkot de célebres vistas, a nuestra derecha. Tras esta última se intuyen algunos picos nevados.

No se está mal en Pokhara. O, al menos, en este gueto turístico (Lakeside se llama, siempre tan creativos aquí con los nombres), lleno de comodidades y pequeños placeres de occidental de vacaciones: hoteles cómodos, agua caliente, comida internacional. Casi se le olvida a uno la odisea mayúscula que tuvimos que sufrir hasta llegar aquí. (más…)