Rishikesh

Macizo de los Annapurnas

Pokhara (y cómo llegamos allí)

Está atardeciendo. Tomamos té en una terraza junto al Lago Phewa mientras contemplamos el paisaje dorándose. El pequeño Templo Bahari flotando en su islote diminuto. La blanca pagoda sobre la colina a nuestra izquierda. La otra colina, dominada por el Sarangkot de célebres vistas, a nuestra derecha. Tras esta última se intuyen algunos picos nevados.

No se está mal en Pokhara. O, al menos, en este gueto turístico (Lakeside se llama, siempre tan creativos aquí con los nombres), lleno de comodidades y pequeños placeres de occidental de vacaciones: hoteles cómodos, agua caliente, comida internacional. Casi se le olvida a uno la odisea mayúscula que tuvimos que sufrir hasta llegar aquí. (más…)

Rupias indias

Una pequeña crisis

Hemos pasado siete semanas en la India (y todavía pretendemos dedicarle unos días más de propina). Han sido siete semanas de experiencias inolvidables, de descubrimientos y sorpresas, de reflexiones sobre esta tierra y sobre nosotros mismos. También hemos tenido que lidiar, cómo no, con problemillas varios. Aunque jamás habríamos sospechado cuál iba a ser nuestro mayor contratiempo aquí. No, no nos han robado el equipaje (aunque aquel mono lo intentara). No hemos sucumbido al picante extremo (aunque nuestros estómagos se hayan quejado a veces). No nos ha atropellado un rickshaw, ni hemos pillado el dengue. Nuestro mayor obstáculo, la gran crisis que hemos tenido la oportunidad o mala pata de vivir, ha tenido que ver con unos sucios y manoseados billetes… (más…)

El Ganges y Rishikesh

Como en casa

Un poco así nos hemos sentido en Rishikesh. De hecho, es el primer lugar donde hemos estado más de una semana, y probablemente hubiésemos podido estar algo más. ¿Habrá sido la comida casera? ¿la cocina? ¿las cascadas? ¿las montañas? ¿el Ganges? ¿ese rinconcillo esperanzador? Quizás todo al mismo tiempo. Quizás haber estado en el lugar adecuado en el momento adecuado. (más…)